Navegar / buscar

Cómo asegurarse de tomar los omega-3 que le faltan

Lo que hay que saber sobre los omega-3

Los omega-3 se denominan ácidos grasos “esenciales” porque el cuerpo no puede fabricarlos por sí mismo.

Repercuten positivamente sobre la composición de las membranas celulares, así como sobre múltiples procesos bioquímicos del organismo, en especial la regulación de la presión sanguínea, la elasticidad de los vasos, las reacciones inmunitarias y antiinflamatorias y la agregación plaquetaria (responsable de la formación de coágulos y de las trombosis).

Existen dos clases de omega-3: unos proceden de las plantas y otros de los animales.

El omega-3 que procede de las plantas se denomina ácido α-linolénico (ALA). Es una molécula que cuenta con 18 átomos de carbono (aunque sea complejo, acuérdese bien de este dato porque es importante para lo que viene a continuación). Por lo general, es la única clase de omega-3 esencial para nuestra supervivencia.

Existen varias formas de abastecernos de ALA. En primer lugar, mediante semillas de lino -son muy ricas en ALA, y éste además se denomina así precisamente por el lino (ácido “α-linoleico”)-. También se puede encontrar en gran cantidad en aceites vegetales como el de nuez o el de colza, éste último extraído de la semilla de la colza, y usado en la cocina sobre todo en países del norte de Europa, especialmente Alemania.

Pero para que el omega-3 sea realmente beneficioso, es necesario ingerirlo fresco, extraído directamente de las semillas. Si usted toma semillas de lino, la mayor parte de ellas atravesará su sistema digestivo sin haber sido digeridas, ya que tienen una cáscara muy dura y es difícil masticarlas por su pequeño tamaño. Por eso es necesario triturarlas en un molino o robot de cocina justo antes de consumirlas.

Cabe destacar que hoy en día se venden huevos enriquecidos con omega-3 porque las gallinas han sido alimentadas con semillas de lino, lo que consigue que esta clase de huevos contenga 10 veces más ALA que los demás. Las gallinas, al tener un estómago más potente que el nuestro, asimilan con mayor facilidad los omega-3 de las semillas de lino, que luego encontramos en los huevos.

Si compra aceites vegetales industriales, tenga mucho cuidado de elegir alguno denominado “virgen”. Eso significa que el aceite ha sido elaborado sin calor. Y es que uno de los factores por los que resultan interesantes los omega-3 es porque tienen dobles enlaces de átomos (lo que les aporta sus propiedades biológicas). Sin embargo, dichos enlaces son tremendamente frágiles y sensibles al calor; si se calientan, se vuelven rancios, pueden resultar tóxicos y ya no garantizan los beneficios para la salud que necesitamos. Por eso es importante consumir aceite elaborado en frío.

Todos nosotros necesitamos estos omega-3 de origen vegetal. La mayoría de los expertos le dirán que los omega-3 vegetales son suficientes para el organismo, pero en realidad eso no es cierto. Y es que a continuación el cuerpo debe transformar el ALA para poder utilizarlo en todos los órganos. Este proceso de transformación consiste en añadir átomos de carbono a la molécula de ALA hasta alcanzar los 20-22 carbonos.

Protección de las arterias y del corazón

Al añadir dos átomos de carbono al ALA, el cuerpo fabrica ácido eicosapentaenoico (EPA). Éste se transforma a continuación en eicosanoides de serie 3, sustancias que contribuyen a la protección de las arterias y el corazón y que tienen unos reconocidos efectos antiinflamatorios y antialérgicos.

Al añadir cuatro átomos, el cuerpo fabrica ácido docosahexaenoico (DHA), que desempeña un papel fundamental en el desarrollo del cerebro y la retina, así como en la formación y movilidad de los espermatozoides.

Pero para poder realizar este aporte adicional de carbono, el cuerpo necesita una enzima, la delta-6 desaturasa y, por desgracia, al envejecer nuestro cuerpo cada vez produce menos.

La realidad es que, poco a poco, el cuerpo ya no metaboliza los omega-3 ALA que ingerimos con la alimentación. Por esa razón resulta esencial tomar EPA y DHA directamente. Ahora bien, la EPA y la DHA sólo se encuentran en algunas grasas animales y en algunos suplementos alimenticios caros elaborados a base de algas raras.

La delta-6 desaturasa también se ve alterada cuando hay un nivel elevado de insulina, una situación que afecta a gran cantidad de personas en los países occidentales; de hecho, afecta a la mayoría de los adultos que siguen tomando demasiados glúcidos, que no hacen deporte o que sufren diabetes. Si usted padece sobrepeso, diabetes, colesterol alto o hipertensión, puede estar prácticamente seguro de que tiene un nivel demasiado alto de insulina.

Las mejores fuentes de EPA y DHA son el pescado azul y el marisco. Sin embargo, seleccione los animales que se encuentran en la parte más baja de la pirámide alimentaria, es decir, los peces por lo general más pequeños (anchoas y sardinas en lugar de atún y salmón), ya que los más grandes también contienen numerosos contaminantes como el mercurio o las dioxinas que, aunque están presentes en todos los eslabones de la cadena alimenticia, con bastante frecuencia tienen una concentración mucho mayor en los animales que se alimentan de animales que a su vez se alimentan de animales, etc. (bioacumulación).

¿Cuánto hay que tomar?

En 2004, un comité formado por expertos mundiales fijó el aporte ideal de ALA en un 0,7% de las kilocalorías diarias, es decir, 1,5 g/día para una alimentación que proporcione 2.000 kilocalorías.

Estos expertos recomiendan asimismo un aporte mínimo de 500 mg/día de EPA/DHA para mantener una buena salud cardiovascular. (1)

Si no ve correctamente la imagen haga clic en este enlace.

Fuentes: USDA National Nutrient Database for Standard Reference (base de datos de nutrientes para referencia estándar de Estados Unidos).

En cualquier caso, tenga en cuenta que todo depende del nivel de absorción de omega-3 de cada persona, que varía enormemente de unas a otras.

Pero ¡cuidado!, ya que los aceites de pescado, y sobre todo el de hígado de bacalao, son todavía más frágiles e inestables que los aceites vegetales. Fíjese con atención que no se hayan quemado ni estén rancios.

Por otro lado, es importante contar con un buen equilibrio entre omega-3 y omega-6.

No hemos hablado de los omega-6 porque se encuentran en abundancia en nuestra alimentación y es prácticamente imposible tener déficit hoy en día. El motivo es que están presentes en los aceites de girasol, de pepitas de uvas, de maíz y de soja, y también en los cereales, las carnes o los lácteos.

Con eso y con todo, debe saber que es necesario consumir omega-3 y omega-6 en una proporción que oscile entre 1/4 ó 2/6 aproximadamente, aunque la mayoría de la gente se sitúa en una proporción más cercana al 1/30. Si consume muchos omega-6, es recomendable que aumente su consumo de omega-3 al mismo nivel.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

¡Vacíe su vejiga de una sola vez!

¡Vacíe su vejiga de una sola vez!
Los consejos habituales de la medicina actual ante problemas de próstata son asombrosos, rozan el escándalo: ¡habría que dejar de beber a las seis de la tarde, orinar sentado (muy cómodo y práctico en un urinario)… y ¡llevar pañales! (aunque si le sirve de consuelo, le asegurarán que hoy día se fabrican unos pañales para adultos la mar de cómodos y discretos).

Y de todos modos, debería renunciar definitivamente a la idea de poder:

vaciar la vejiga de una sola vez, para tener menos falsas alarmas y paradas imprevistas.

dormir profundamente, sin interrupciones continuas durante la noche.

ir al cine o al teatro, sin tener necesidad de tener que levantarse durante la sesión.

tener un chorro normal, potente y constante.

Pero no se alarme; para todo esto, la naturaleza lo tiene todo previsto. Tiene el secreto para devolver a la próstata su funcionamiento normal, así como para hacernos recuperar la capacidad de orinar.

Pero hay que interesarse por el problema, haber comprendido cuáles son las plantas y los nutrientes que funcionan, así como saber combinar los mejores para maximizar sus resultados.

En efecto, el problema es que no basta con tomar una planta. Así, si tiene problemas de próstata menores, tomando palmera enana americana (Saw palmetto o Serenoa repens), que encontrará en la mayoría de complementos alimenticios para la próstata, puede obtener un ligero efecto. Pero en el mejor de los casos sólo notará una pequeñísima mejoría.

La palmera enana no basta
La próxima vez que acuda a la farmacia o a una tienda ecológica, fíjese en la composición de los productos naturales para la próstata; verá que casi todos utilizan palmera enana.

Los hombres la utilizan desde hace siglos y siglos. Eso está muy bien, pero una simple pastilla de palmera enana no puede tener más que un efecto mediocre.

Para recuperar sus capacidades al máximo, sobre todo necesita el principio activo potente que está en su interior, y en forma concentrada.

Este principio hace mucho que se identificó y tiene un nombre científico complicado, por eso de momento lo vamos a llamar BTA.

El principio activo de la palmera enana
El BTA es el principio activo presente en la palmera enana. Cuando se encuentra concentrado, le permite vaciar la vejiga de una vez, lo que le evita tener que ir al lavabo cada dos por tres.

En la mayoría de productos para la próstata que se venden en las tiendas, encontrará hojas, raíces, corteza de palmera enana… pero eso no basta.

Además del producto entero (el totum, que dirían los herboristas), es necesario añadir una buena dosis de BTA concentrado.

Un estudio importante ha demostrado que el BTA aumenta bastante el flujo de orina, unas 3,5 veces más que un placebo.

Se trata de un estudio aleatorio, en doble ciego, controlado contra placebo y multicéntrico (es decir, llevado a cabo simultáneamente en varios hospitales al mismo tiempo en los cinco continentes): 200 hombres con una hipertrofia benigna de la próstata recibieron de forma aleatoria todos los días 180 mg de BTA o un placebo. Tras seis meses tomando suplementos mejoraron los síntomas de la hipertrofia de la próstata. El flujo urinario, entre otros, pasó de 9,9 cc por segundo a 15,2 cc por segundo, mientras que, en los sujetos control, tan sólo pasó de 10,2 a 11,4 cc por segundo. Además, la orina residual en la vejiga pasó de 65,8 cc a 30,4 cc, es decir, hubo una reducción de casi el 65%. (1)

Era la primera vez que un estudio de calidad mostraba un efecto como éste para un producto natural destinado a la próstata.

Ante resultados tan espectaculares, no tema, porque no corre el riesgo de transformarse en una manguera para apagar incendios. Lo que le permitirá el BTA es que, en lugar de orinar unas gotas cada vez, podrá aliviar varios decilitros de una tacada, lo que podría permitirle reducir a la mitad el tiempo que pasa en el baño.

Ya no tendrá que quedarse parado ante el urinario durante largo rato, ni ponerse a mirar la pared, esperando a que acaben cayendo unas miserables gotas.

¿Qué puntuación obtiene su próstata?
Hay un test que mide los problemas de próstata, llamado International Prostate Symptom Score (o IPSS). Mide la frecuencia con la que va al baño por la noche, la tasa de vaciado de la vejiga y la fuerza del chorro de orina.

En apenas seis meses, los hombres que tomaron BTA tuvieron una mejora del 50% en su puntuación; un año más tarde, los investigadores repitieron las mediciones y los hombres que habían seguido con el tratamiento continuaban teniendo un chorro más potente y llegaban a vaciar la vejiga.

Tan sólo con este tipo de resultados podrá dejar de pasar el tiempo buscando un baño; y puede lograrlo a partir de 130 mg de BTA al día. Pero le recomiendo que tome 200 mg al día, por seguridad. Cabe destacar que el BTA es un producto natural sin efectos secundarios y, a esta dosis, no pasará demasiado tiempo antes de que obtenga los siguientes resultados:

un flujo urinario más potente, sin forzarlo.

una mejor capacidad de vaciado, para vaciar la vejiga de una vez.

noches durmiendo del tirón sin verlas interrumpidas por un “reloj biológico” desajustado.

una próstata que goce de buena salud.

El nombre oficial del BTA es beta-sitosterol.

Con los 320 mg al día de palmera enana que se encuentran en este producto, más 200 mg de beta-sitosterol, debería obtener un resultado mucho mejor que con los productos que puede encontrar en las tiendas.

Pero hay también una larga lista de extractos de plantas y cofactores que son capaces de potenciar el efecto de la palmera enana y del BTA.

El Pygeum africanum contra “la enfermedad del anciano”
Así se conoce al ciruelo africano, un producto tradicional en el tratamiento de la próstata, que ya utilizaban los viajeros europeos en el siglo XVI.

Las tribus del sur de África usaban su corteza para tratar problemas de vejiga (que llamaban “la enfermedad del anciano”), porque ayuda a la vejiga a contraerse, lo que permite orinar con más facilidad.

Por otro lado, el Pygeum africanum disminuye el crecimiento de las células de la próstata, y es que los problemas de próstata proceden del hecho de que ésta crece demasiado y bloquea la uretra, el canal que permite a la orina abandonar la vejiga. Ralentizar el crecimiento de las células de la próstata es esencial como parte de una estrategia global para restablecer una buena micción (término médico que significa orinar).

Sin embargo, este remedio no sólo ha sido utilizado por las tribus del sur de África. En Europa, el extracto de corteza de Pygeum africanum también se utiliza en la industria farmacéutica tradicional para el tratamiento de la hipertrofia benigna de la próstata desde mediados de la década de 1960. (2)

La farmacología actual considera el Pygeum Africanum como un extracto vegetal útil para la hipertrofia prostática benigna. (3)

La planta de referencia en la fitoterapia moderna
La raíz de ortiga Urtica dioica es la planta de referencia en el tratamiento de los problemas de la próstata en fitoterapia (la medicina a partir de las plantas).

En 1975, la Comunidad Económica Europea publicó directivas para que sus países miembros efectuaran una revisión sistemática de los productos médicos que tenían en el mercado. En Alemania, el Gobierno puso en marcha en 1978 una serie de comités científicos cada uno dedicado a una especialidad, y la Comisión E se consagró a la fitoterapia.

Los 24 miembros de la Comisión E constituían un panel interdisciplinario excepcional que contaba con expertos reconocidos en medicina, farmacología, toxicología, farmacia y fitoterapia. Entre 1978 y 1994, estos especialistas evaluaron 360 plantas basándose en una completa documentación que incluía, entre otros, análisis químicos, estudios experimentales, farmacológicos y toxicológicos, así como investigaciones clínicas y epidemiológicas.

Entre las plantas a las que reconocieron efectos medicinales se encuentra el extracto de raíz de ortiga para tratar los problemas urinarios provocados por la hipertrofia de la próstata.

Más de 20 estudios clínicos demostraron que, sola o combinada con otras plantas, mejora los síntomas clínicos de la hipertrofia benigna de la próstata y de la prostatitis.

Un extracto estandarizado con 320 mg de palmera enana y 240 mg de ortiga al día se ha mostrado tan eficaz como los medicamentos clásicos finasterida y tamsulosina, a lo largo de dos ensayos comparativos de un año de duración. (4).

La sustancia que suprime la causa de los problemas de próstata
Pero más allá de hacer desaparecer los síntomas y la incomodidad, algo que conseguirá gracias a los productos naturales citados, hay que tratar la causa subyacente por la que la próstata aumenta de tamaño.

Y precisamente en este campo han tenido lugar importantes descubrimientos gracias el estudio de los efectos terapéuticos de determinados pólenes de flores.

El polen, como la jalea real, el propóleo o incluso la propia miel, se conoce muy bien por sus numerosas virtudes para la salud. Actualmente el polen se encuentra entre los productos de la colmena que despiertan mayor interés entre los científicos.

La medicina conoce bien las causas de la hipertrofia de la próstata entre los hombres a partir de los 50 años. El problema es que los hombres, a medida que van envejeciendo, ven transformarse su testosterona en dihidrotestosterona (DHT), una sustancia que estimula el crecimiento de las células de la próstata.

Pues bien, algunos pólenes tienen la capacidad de impedir la formación de DHT a la vez que aceleran la eliminación de la DHT y de sus productos derivados de las células de la próstata.

Se han llevado a cabo estudios cruzados en doble ciego que han demostrado la utilidad de esos extractos de polen en la prevención y el tratamiento de la prostatitis y la hipertrofia benigna de la próstata.

Pero el efecto del polen no acaba aquí. Se ha demostrado también que uno de estos pólenes tiene además la capacidad de relajar los músculos que envuelven la uretra (el canal urinario) e inhibe el crecimiento de las células de la próstata. (5) (6).

En un ensayo, tres comprimidos al día de extracto de este polen redujeron significativamente los síntomas en el 78% de los sujetos aquejados de una inflamación de la próstata. (7)

El polen es la semilla macho que producen los estambres de las flores y está formado por partículas con un tamaño del orden del micrón (una milésima de milímetro). Se utiliza desde hace muchos años en diferentes países de Europa y Asia, pero hoy en día se sabne concentrar los principios activos del polen a una escala de 20:1 (1 gramo de extracto contiene los principios activos presentes en 20 gramos de polen).

La dosis recomendada de extracto concentrado es de 100 mg al día.

Completar el tratamiento de fondo de los problemas de próstata
A partir de los 50 años, los hombres ven su testosterona, la hormona masculina, transformarse también en estradiol, la hormona femenina.

Este fenómeno explica en parte la disminución de la masa muscular y la ganancia de peso, pero sobre todo el crecimiento de las células de la próstata, factor de hipertrofia y, por lo tanto, de problemas urinarios.

Esta transformación de la testosterona en estradiol viene provocada por una enzima que se llama aromatasa. Pues bien, una vez más, ¡la naturaleza tiene la solución! Existe un árbol en Canadá, la Collinsonia canadensis, cuya raíz es rica en diindolilmetano, que inhibe (impide) la síntesis de la aromatasa, lo que disminuye la conversión de la testosterona en estradiol en una dosis de 100 mg al día.

Cabe destacar que, según algunos estudios, esta molécula también tendría efectos anticancerígenos (lo cual es un efecto adicional nada desdeñable).

Disminuya el volumen de la próstata con el zinc
Por último, se ha demostrado que, cuanto más zinc haya en las células de la próstata, menos tienden a crecer. El zinc conlleva también un fenómeno de apoptosis (suicido celular) que permite disminuir ligeramente el volumen de la próstata.

Este efecto apoptótico se debe a la inducción por parte del zinc de una autorregulación de los genes del crecimiento celular en las mitocondrias (8).

El zinc también participa inhibiendo la transformación de la testosterona en DHT (la sustancia que provoca el crecimiento de la próstata). Así pues, el zinc completa el efecto del polen que le he explicado antes.

Pero hay algo más que debe saber sobre el zinc… Quizás ya habrá oído hablar de los efectos tan particulares que tienen los alimentos ricos en zinc en la vida íntima… Por ejemplo, las ostras, que son el alimento más rico en zinc que se encuentra en la naturaleza, se consideran también como el campeón de los afrodisíacos.

Este efecto se explica porque el zinc estimula la producción de testosterona y la fabricación del semen, que tiene mucho zinc.

El hecho es que una próstata con mejor salud implica forzosamente una vida íntima más intensa. Así, no debe sorprenderse si se percata de que mejorando su próstata, al tiempo que consigue dormir de un tirón sin tener que levantarse al baño, logra también unas relaciones íntimas más satisfactorias.

Un tratamiento que combina todos estos nutrientes
En este texto tiene todos los productos y las cantidades que necesita para poder plantearse un plan de acción totalmente natural frente a los problemas de próstata (BTA concentrado, Pygeum africanum, raíz de ortiga Urtica dioica, polen, zinc…). Pero existe un producto, el ProstaNatural Formula, que contiene todos estos nutrientes naturales y eficaces para el buen funcionamiento de la próstata concentrados en un único comprimido, lo que facilita mucho las cosas a la hora de tomarlo, y es mucho más barato.

Conozca aquí ProstaNatural Formula.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis