Navegar / buscar

Una bomba en sus intestinos

 

El equivocado estilo de vida de varias generaciones ha culminado en una terrible intoxicación de nuestro organismo. Los tres factores principales que han provocado esta situación son:

  1. El estrés y la falta de ejercicio físico.
  2. El aumento de contaminantes, empezando por los metales pesados presentes en el aire, en el agua y en los alimentos que consumimos.
  3. Una alimentación que nuestros intestinos no toleran bien y que conlleva la inflamación del tubo digestivo y la porosidad intestinal, fuente de innumerables males.

Pero el cuerpo no se queda de brazos cruzados. Al contrario, ¡no deja de enviarnos señales de que se encuentra en peligro! Diarrea, estreñimiento, dolores abdominales, hinchazón, flatulencias, mal aliento, dolor de cabeza, insomnio y cambios de humor son, entre otras alertas, su manera de gritarnos ¡SOCORRO!  Leer más

Cómo asegurarse de tomar los omega-3 que le faltan

Lo que hay que saber sobre los omega-3

Los omega-3 se denominan ácidos grasos “esenciales” porque el cuerpo no puede fabricarlos por sí mismo.

Repercuten positivamente sobre la composición de las membranas celulares, así como sobre múltiples procesos bioquímicos del organismo, en especial la regulación de la presión sanguínea, la elasticidad de los vasos, las reacciones inmunitarias y antiinflamatorias y la agregación plaquetaria (responsable de la formación de coágulos y de las trombosis).

Existen dos clases de omega-3: unos proceden de las plantas y otros de los animales.

El omega-3 que procede de las plantas se denomina ácido α-linolénico (ALA). Es una molécula que cuenta con 18 átomos de carbono (aunque sea complejo, acuérdese bien de este dato porque es importante para lo que viene a continuación). Por lo general, es la única clase de omega-3 esencial para nuestra supervivencia.

Existen varias formas de abastecernos de ALA. En primer lugar, mediante semillas de lino -son muy ricas en ALA, y éste además se denomina así precisamente por el lino (ácido “α-linoleico”)-. También se puede encontrar en gran cantidad en aceites vegetales como el de nuez o el de colza, éste último extraído de la semilla de la colza, y usado en la cocina sobre todo en países del norte de Europa, especialmente Alemania.

Pero para que el omega-3 sea realmente beneficioso, es necesario ingerirlo fresco, extraído directamente de las semillas. Si usted toma semillas de lino, la mayor parte de ellas atravesará su sistema digestivo sin haber sido digeridas, ya que tienen una cáscara muy dura y es difícil masticarlas por su pequeño tamaño. Por eso es necesario triturarlas en un molino o robot de cocina justo antes de consumirlas.

Cabe destacar que hoy en día se venden huevos enriquecidos con omega-3 porque las gallinas han sido alimentadas con semillas de lino, lo que consigue que esta clase de huevos contenga 10 veces más ALA que los demás. Las gallinas, al tener un estómago más potente que el nuestro, asimilan con mayor facilidad los omega-3 de las semillas de lino, que luego encontramos en los huevos.

Si compra aceites vegetales industriales, tenga mucho cuidado de elegir alguno denominado “virgen”. Eso significa que el aceite ha sido elaborado sin calor. Y es que uno de los factores por los que resultan interesantes los omega-3 es porque tienen dobles enlaces de átomos (lo que les aporta sus propiedades biológicas). Sin embargo, dichos enlaces son tremendamente frágiles y sensibles al calor; si se calientan, se vuelven rancios, pueden resultar tóxicos y ya no garantizan los beneficios para la salud que necesitamos. Por eso es importante consumir aceite elaborado en frío.

Todos nosotros necesitamos estos omega-3 de origen vegetal. La mayoría de los expertos le dirán que los omega-3 vegetales son suficientes para el organismo, pero en realidad eso no es cierto. Y es que a continuación el cuerpo debe transformar el ALA para poder utilizarlo en todos los órganos. Este proceso de transformación consiste en añadir átomos de carbono a la molécula de ALA hasta alcanzar los 20-22 carbonos.

Protección de las arterias y del corazón

Al añadir dos átomos de carbono al ALA, el cuerpo fabrica ácido eicosapentaenoico (EPA). Éste se transforma a continuación en eicosanoides de serie 3, sustancias que contribuyen a la protección de las arterias y el corazón y que tienen unos reconocidos efectos antiinflamatorios y antialérgicos.

Al añadir cuatro átomos, el cuerpo fabrica ácido docosahexaenoico (DHA), que desempeña un papel fundamental en el desarrollo del cerebro y la retina, así como en la formación y movilidad de los espermatozoides.

Pero para poder realizar este aporte adicional de carbono, el cuerpo necesita una enzima, la delta-6 desaturasa y, por desgracia, al envejecer nuestro cuerpo cada vez produce menos.

La realidad es que, poco a poco, el cuerpo ya no metaboliza los omega-3 ALA que ingerimos con la alimentación. Por esa razón resulta esencial tomar EPA y DHA directamente. Ahora bien, la EPA y la DHA sólo se encuentran en algunas grasas animales y en algunos suplementos alimenticios caros elaborados a base de algas raras.

La delta-6 desaturasa también se ve alterada cuando hay un nivel elevado de insulina, una situación que afecta a gran cantidad de personas en los países occidentales; de hecho, afecta a la mayoría de los adultos que siguen tomando demasiados glúcidos, que no hacen deporte o que sufren diabetes. Si usted padece sobrepeso, diabetes, colesterol alto o hipertensión, puede estar prácticamente seguro de que tiene un nivel demasiado alto de insulina.

Las mejores fuentes de EPA y DHA son el pescado azul y el marisco. Sin embargo, seleccione los animales que se encuentran en la parte más baja de la pirámide alimentaria, es decir, los peces por lo general más pequeños (anchoas y sardinas en lugar de atún y salmón), ya que los más grandes también contienen numerosos contaminantes como el mercurio o las dioxinas que, aunque están presentes en todos los eslabones de la cadena alimenticia, con bastante frecuencia tienen una concentración mucho mayor en los animales que se alimentan de animales que a su vez se alimentan de animales, etc. (bioacumulación).

¿Cuánto hay que tomar?

En 2004, un comité formado por expertos mundiales fijó el aporte ideal de ALA en un 0,7% de las kilocalorías diarias, es decir, 1,5 g/día para una alimentación que proporcione 2.000 kilocalorías.

Estos expertos recomiendan asimismo un aporte mínimo de 500 mg/día de EPA/DHA para mantener una buena salud cardiovascular. (1)

Si no ve correctamente la imagen haga clic en este enlace.

Fuentes: USDA National Nutrient Database for Standard Reference (base de datos de nutrientes para referencia estándar de Estados Unidos).

En cualquier caso, tenga en cuenta que todo depende del nivel de absorción de omega-3 de cada persona, que varía enormemente de unas a otras.

Pero ¡cuidado!, ya que los aceites de pescado, y sobre todo el de hígado de bacalao, son todavía más frágiles e inestables que los aceites vegetales. Fíjese con atención que no se hayan quemado ni estén rancios.

Por otro lado, es importante contar con un buen equilibrio entre omega-3 y omega-6.

No hemos hablado de los omega-6 porque se encuentran en abundancia en nuestra alimentación y es prácticamente imposible tener déficit hoy en día. El motivo es que están presentes en los aceites de girasol, de pepitas de uvas, de maíz y de soja, y también en los cereales, las carnes o los lácteos.

Con eso y con todo, debe saber que es necesario consumir omega-3 y omega-6 en una proporción que oscile entre 1/4 ó 2/6 aproximadamente, aunque la mayoría de la gente se sitúa en una proporción más cercana al 1/30. Si consume muchos omega-6, es recomendable que aumente su consumo de omega-3 al mismo nivel.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

¡Vacíe su vejiga de una sola vez!

¡Vacíe su vejiga de una sola vez!
Los consejos habituales de la medicina actual ante problemas de próstata son asombrosos, rozan el escándalo: ¡habría que dejar de beber a las seis de la tarde, orinar sentado (muy cómodo y práctico en un urinario)… y ¡llevar pañales! (aunque si le sirve de consuelo, le asegurarán que hoy día se fabrican unos pañales para adultos la mar de cómodos y discretos).

Y de todos modos, debería renunciar definitivamente a la idea de poder:

vaciar la vejiga de una sola vez, para tener menos falsas alarmas y paradas imprevistas.

dormir profundamente, sin interrupciones continuas durante la noche.

ir al cine o al teatro, sin tener necesidad de tener que levantarse durante la sesión.

tener un chorro normal, potente y constante.

Pero no se alarme; para todo esto, la naturaleza lo tiene todo previsto. Tiene el secreto para devolver a la próstata su funcionamiento normal, así como para hacernos recuperar la capacidad de orinar.

Pero hay que interesarse por el problema, haber comprendido cuáles son las plantas y los nutrientes que funcionan, así como saber combinar los mejores para maximizar sus resultados.

En efecto, el problema es que no basta con tomar una planta. Así, si tiene problemas de próstata menores, tomando palmera enana americana (Saw palmetto o Serenoa repens), que encontrará en la mayoría de complementos alimenticios para la próstata, puede obtener un ligero efecto. Pero en el mejor de los casos sólo notará una pequeñísima mejoría.

La palmera enana no basta
La próxima vez que acuda a la farmacia o a una tienda ecológica, fíjese en la composición de los productos naturales para la próstata; verá que casi todos utilizan palmera enana.

Los hombres la utilizan desde hace siglos y siglos. Eso está muy bien, pero una simple pastilla de palmera enana no puede tener más que un efecto mediocre.

Para recuperar sus capacidades al máximo, sobre todo necesita el principio activo potente que está en su interior, y en forma concentrada.

Este principio hace mucho que se identificó y tiene un nombre científico complicado, por eso de momento lo vamos a llamar BTA.

El principio activo de la palmera enana
El BTA es el principio activo presente en la palmera enana. Cuando se encuentra concentrado, le permite vaciar la vejiga de una vez, lo que le evita tener que ir al lavabo cada dos por tres.

En la mayoría de productos para la próstata que se venden en las tiendas, encontrará hojas, raíces, corteza de palmera enana… pero eso no basta.

Además del producto entero (el totum, que dirían los herboristas), es necesario añadir una buena dosis de BTA concentrado.

Un estudio importante ha demostrado que el BTA aumenta bastante el flujo de orina, unas 3,5 veces más que un placebo.

Se trata de un estudio aleatorio, en doble ciego, controlado contra placebo y multicéntrico (es decir, llevado a cabo simultáneamente en varios hospitales al mismo tiempo en los cinco continentes): 200 hombres con una hipertrofia benigna de la próstata recibieron de forma aleatoria todos los días 180 mg de BTA o un placebo. Tras seis meses tomando suplementos mejoraron los síntomas de la hipertrofia de la próstata. El flujo urinario, entre otros, pasó de 9,9 cc por segundo a 15,2 cc por segundo, mientras que, en los sujetos control, tan sólo pasó de 10,2 a 11,4 cc por segundo. Además, la orina residual en la vejiga pasó de 65,8 cc a 30,4 cc, es decir, hubo una reducción de casi el 65%. (1)

Era la primera vez que un estudio de calidad mostraba un efecto como éste para un producto natural destinado a la próstata.

Ante resultados tan espectaculares, no tema, porque no corre el riesgo de transformarse en una manguera para apagar incendios. Lo que le permitirá el BTA es que, en lugar de orinar unas gotas cada vez, podrá aliviar varios decilitros de una tacada, lo que podría permitirle reducir a la mitad el tiempo que pasa en el baño.

Ya no tendrá que quedarse parado ante el urinario durante largo rato, ni ponerse a mirar la pared, esperando a que acaben cayendo unas miserables gotas.

¿Qué puntuación obtiene su próstata?
Hay un test que mide los problemas de próstata, llamado International Prostate Symptom Score (o IPSS). Mide la frecuencia con la que va al baño por la noche, la tasa de vaciado de la vejiga y la fuerza del chorro de orina.

En apenas seis meses, los hombres que tomaron BTA tuvieron una mejora del 50% en su puntuación; un año más tarde, los investigadores repitieron las mediciones y los hombres que habían seguido con el tratamiento continuaban teniendo un chorro más potente y llegaban a vaciar la vejiga.

Tan sólo con este tipo de resultados podrá dejar de pasar el tiempo buscando un baño; y puede lograrlo a partir de 130 mg de BTA al día. Pero le recomiendo que tome 200 mg al día, por seguridad. Cabe destacar que el BTA es un producto natural sin efectos secundarios y, a esta dosis, no pasará demasiado tiempo antes de que obtenga los siguientes resultados:

un flujo urinario más potente, sin forzarlo.

una mejor capacidad de vaciado, para vaciar la vejiga de una vez.

noches durmiendo del tirón sin verlas interrumpidas por un “reloj biológico” desajustado.

una próstata que goce de buena salud.

El nombre oficial del BTA es beta-sitosterol.

Con los 320 mg al día de palmera enana que se encuentran en este producto, más 200 mg de beta-sitosterol, debería obtener un resultado mucho mejor que con los productos que puede encontrar en las tiendas.

Pero hay también una larga lista de extractos de plantas y cofactores que son capaces de potenciar el efecto de la palmera enana y del BTA.

El Pygeum africanum contra “la enfermedad del anciano”
Así se conoce al ciruelo africano, un producto tradicional en el tratamiento de la próstata, que ya utilizaban los viajeros europeos en el siglo XVI.

Las tribus del sur de África usaban su corteza para tratar problemas de vejiga (que llamaban “la enfermedad del anciano”), porque ayuda a la vejiga a contraerse, lo que permite orinar con más facilidad.

Por otro lado, el Pygeum africanum disminuye el crecimiento de las células de la próstata, y es que los problemas de próstata proceden del hecho de que ésta crece demasiado y bloquea la uretra, el canal que permite a la orina abandonar la vejiga. Ralentizar el crecimiento de las células de la próstata es esencial como parte de una estrategia global para restablecer una buena micción (término médico que significa orinar).

Sin embargo, este remedio no sólo ha sido utilizado por las tribus del sur de África. En Europa, el extracto de corteza de Pygeum africanum también se utiliza en la industria farmacéutica tradicional para el tratamiento de la hipertrofia benigna de la próstata desde mediados de la década de 1960. (2)

La farmacología actual considera el Pygeum Africanum como un extracto vegetal útil para la hipertrofia prostática benigna. (3)

La planta de referencia en la fitoterapia moderna
La raíz de ortiga Urtica dioica es la planta de referencia en el tratamiento de los problemas de la próstata en fitoterapia (la medicina a partir de las plantas).

En 1975, la Comunidad Económica Europea publicó directivas para que sus países miembros efectuaran una revisión sistemática de los productos médicos que tenían en el mercado. En Alemania, el Gobierno puso en marcha en 1978 una serie de comités científicos cada uno dedicado a una especialidad, y la Comisión E se consagró a la fitoterapia.

Los 24 miembros de la Comisión E constituían un panel interdisciplinario excepcional que contaba con expertos reconocidos en medicina, farmacología, toxicología, farmacia y fitoterapia. Entre 1978 y 1994, estos especialistas evaluaron 360 plantas basándose en una completa documentación que incluía, entre otros, análisis químicos, estudios experimentales, farmacológicos y toxicológicos, así como investigaciones clínicas y epidemiológicas.

Entre las plantas a las que reconocieron efectos medicinales se encuentra el extracto de raíz de ortiga para tratar los problemas urinarios provocados por la hipertrofia de la próstata.

Más de 20 estudios clínicos demostraron que, sola o combinada con otras plantas, mejora los síntomas clínicos de la hipertrofia benigna de la próstata y de la prostatitis.

Un extracto estandarizado con 320 mg de palmera enana y 240 mg de ortiga al día se ha mostrado tan eficaz como los medicamentos clásicos finasterida y tamsulosina, a lo largo de dos ensayos comparativos de un año de duración. (4).

La sustancia que suprime la causa de los problemas de próstata
Pero más allá de hacer desaparecer los síntomas y la incomodidad, algo que conseguirá gracias a los productos naturales citados, hay que tratar la causa subyacente por la que la próstata aumenta de tamaño.

Y precisamente en este campo han tenido lugar importantes descubrimientos gracias el estudio de los efectos terapéuticos de determinados pólenes de flores.

El polen, como la jalea real, el propóleo o incluso la propia miel, se conoce muy bien por sus numerosas virtudes para la salud. Actualmente el polen se encuentra entre los productos de la colmena que despiertan mayor interés entre los científicos.

La medicina conoce bien las causas de la hipertrofia de la próstata entre los hombres a partir de los 50 años. El problema es que los hombres, a medida que van envejeciendo, ven transformarse su testosterona en dihidrotestosterona (DHT), una sustancia que estimula el crecimiento de las células de la próstata.

Pues bien, algunos pólenes tienen la capacidad de impedir la formación de DHT a la vez que aceleran la eliminación de la DHT y de sus productos derivados de las células de la próstata.

Se han llevado a cabo estudios cruzados en doble ciego que han demostrado la utilidad de esos extractos de polen en la prevención y el tratamiento de la prostatitis y la hipertrofia benigna de la próstata.

Pero el efecto del polen no acaba aquí. Se ha demostrado también que uno de estos pólenes tiene además la capacidad de relajar los músculos que envuelven la uretra (el canal urinario) e inhibe el crecimiento de las células de la próstata. (5) (6).

En un ensayo, tres comprimidos al día de extracto de este polen redujeron significativamente los síntomas en el 78% de los sujetos aquejados de una inflamación de la próstata. (7)

El polen es la semilla macho que producen los estambres de las flores y está formado por partículas con un tamaño del orden del micrón (una milésima de milímetro). Se utiliza desde hace muchos años en diferentes países de Europa y Asia, pero hoy en día se sabne concentrar los principios activos del polen a una escala de 20:1 (1 gramo de extracto contiene los principios activos presentes en 20 gramos de polen).

La dosis recomendada de extracto concentrado es de 100 mg al día.

Completar el tratamiento de fondo de los problemas de próstata
A partir de los 50 años, los hombres ven su testosterona, la hormona masculina, transformarse también en estradiol, la hormona femenina.

Este fenómeno explica en parte la disminución de la masa muscular y la ganancia de peso, pero sobre todo el crecimiento de las células de la próstata, factor de hipertrofia y, por lo tanto, de problemas urinarios.

Esta transformación de la testosterona en estradiol viene provocada por una enzima que se llama aromatasa. Pues bien, una vez más, ¡la naturaleza tiene la solución! Existe un árbol en Canadá, la Collinsonia canadensis, cuya raíz es rica en diindolilmetano, que inhibe (impide) la síntesis de la aromatasa, lo que disminuye la conversión de la testosterona en estradiol en una dosis de 100 mg al día.

Cabe destacar que, según algunos estudios, esta molécula también tendría efectos anticancerígenos (lo cual es un efecto adicional nada desdeñable).

Disminuya el volumen de la próstata con el zinc
Por último, se ha demostrado que, cuanto más zinc haya en las células de la próstata, menos tienden a crecer. El zinc conlleva también un fenómeno de apoptosis (suicido celular) que permite disminuir ligeramente el volumen de la próstata.

Este efecto apoptótico se debe a la inducción por parte del zinc de una autorregulación de los genes del crecimiento celular en las mitocondrias (8).

El zinc también participa inhibiendo la transformación de la testosterona en DHT (la sustancia que provoca el crecimiento de la próstata). Así pues, el zinc completa el efecto del polen que le he explicado antes.

Pero hay algo más que debe saber sobre el zinc… Quizás ya habrá oído hablar de los efectos tan particulares que tienen los alimentos ricos en zinc en la vida íntima… Por ejemplo, las ostras, que son el alimento más rico en zinc que se encuentra en la naturaleza, se consideran también como el campeón de los afrodisíacos.

Este efecto se explica porque el zinc estimula la producción de testosterona y la fabricación del semen, que tiene mucho zinc.

El hecho es que una próstata con mejor salud implica forzosamente una vida íntima más intensa. Así, no debe sorprenderse si se percata de que mejorando su próstata, al tiempo que consigue dormir de un tirón sin tener que levantarse al baño, logra también unas relaciones íntimas más satisfactorias.

Un tratamiento que combina todos estos nutrientes
En este texto tiene todos los productos y las cantidades que necesita para poder plantearse un plan de acción totalmente natural frente a los problemas de próstata (BTA concentrado, Pygeum africanum, raíz de ortiga Urtica dioica, polen, zinc…). Pero existe un producto, el ProstaNatural Formula, que contiene todos estos nutrientes naturales y eficaces para el buen funcionamiento de la próstata concentrados en un único comprimido, lo que facilita mucho las cosas a la hora de tomarlo, y es mucho más barato.

Conozca aquí ProstaNatural Formula.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis

La increíble paradoja del sol. ¡Protege contra el cáncer!

Sombrero, gafas de sol, manga larga, pantalla total en las zonas de piel que pese a todo queden expuestas o estar a la sombra e incluso en casa desde las 12 del mediodía a las 4 de la tarde… así es como creemos que nos estamos protegiendo contra el cáncer de piel.

Pero esta rutina no solamente va a aguarle el placer de disfrutar del sol y el buen tiempo ahora que han llegado ya los días de calor, sino que también es mala para la salud.

Esto es lo que debe saber.

Conozca el riesgo real de morir de cáncer de piel
Se habla mucho del cáncer de piel porque, desde 1945, su incidencia se ha ido duplicando cada diez años.

Parece mucho, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que, de 46 millones de españoles, el año 2012 (último del que hay datos) murieron por culpa de un melanoma 967. (1)

Son 967 personas que no deberían morir, pero hay que compararlas con las miles que mueren cada año a causa de otros tipos de cáncer (la mortalidad global por cáncer está en torno al 28% de todas las muertes) o las 120.000 personas que cada año mueren por enfermedades del corazón (el 31% de todas las muertes que se producen al año en nuestro país, que llegarían al 50% si se suma la mortalidad por ictus).

¿Por qué es importante hacer esta comparación?

Usted me dirá que una cosa no tiene nada que ver con la otra, pero lo cierto es que sí, porque estar al aire libre y tomar el sol es esencial para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca y prevenir los demás tipos de cáncer.

Más adelante le hablaré ampliamente del tema, pero aquí le adelanto un ejemplo. Se sabe que el estrés, el sedentarismo, el sobrepeso, el alcohol y el tabaco son las principales causas de las enfermedades del corazón y del cáncer, así que:

si el cáncer de piel le preocupa;

si renuncia a hacer alguna actividad al aire libre para evitarlo;

o peor aún, si se queda en casa y al hacerlo le entran ganas de comer porquerías para pasar el rato, de tomarse un trago o fumar un cigarrillo mientras espera a que llegue la hora de poder salir al exterior con total garantía, se está equivocando… ¡y de qué manera!

Es mucho más importante que se centre en disminuir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca o un cáncer de cualquier tipo, y no en la prevención del cáncer de piel.

La mayoría de los “cánceres” de piel no son peligrosos
El cáncer de piel, al igual que todos los demás tipos de cáncer, debe tomarse muy en serio. Eso quiere decir que es importante consultar con un médico cuando observe una mancha o un bulto extraño en la piel y, en especial, cuando una herida no cicatrice bien, o cuando tenga un granito o una costra que no termina de desaparecer y que va cambiando de aspecto.

Cada año se producen en España 50.000 nuevos casos de cáncer de piel, de los que 4.600 son melanomas, el tipo de tumor más grave.

La distinción entre unos y otros es primordial, ya que los carcinomas se pueden curar y la mayoría ni siquiera son peligrosos. Se denominan “carcinomas basocelulares”.

Los carcinomas basocelulares
Así pues, la inmensa mayoría de los carcinomas, los basocelulares, no nos pueden matar.

Esta clase de carcinoma se suele desarrollar en una superficie de la piel que esté expuesta al sol, como las aletas de la nariz, los párpados o el cuello, generalmente en las personas mayores (más de 75 años).

La primera señal normalmente es un pequeño punto abultado de color rojo, rosa o nácar que aparece sobre una piel en principio normal. Evoluciona muy despacio y nunca produce metástasis. No mata, es tan simple como eso. En cambio, si no se trata, seguirá creciendo de forma local y puede provocar daños en la piel que se encuentra alrededor. Por ejemplo, un carcinoma basocelular en la cara puede corroer y dañar la nariz o la oreja.

Por tanto, cualquier lesión o bulto en la piel que resulte sospechoso debe ser examinado por el médico.

Para eliminar los carcinomas basocelulares no siempre es necesario recurrir a la cirugía (por mucho que parece que se haya convertido en el tratamiento de elección). De hecho, lo más recomendable es la radioterapia de contacto y recibir entre una y tres sesiones de electroterapia; así se consigue curarlo sin dejar cicatriz.

El tratamiento quirúrgico casi siempre se puede realizar en la consulta del médico en el ambulatorio o en una clínica. Para la mayoría de las intervenciones se utiliza anestesia local. Por lo general, los dolores y molestias son mínimos y no es habitual que el paciente tenga problemas a posteriori.

Esta clase de carcinomas representa el 80% de los casos. El 20% restante son más agresivos y se denominan carcinomas espinocelulares.

Los carcinomas espinocelulares
El 20% de los carcinomas son espinocelulares. Esta clase de carcinoma se desarrolla generalmente en la cara, con mayor frecuencia en la zona de la oreja o los labios. No obstante, cualquier zona de la piel puede verse afectada.

Primero suele aparecer una pequeña costra o área descamada de un tono rojo o rosado que puede transformarse en un tumor parecido a una verruga. Un carcinoma espinocelular puede formar una herida supurante (úlcera) o sangrar periódicamente, por lo que es necesario tratarlo porque, de no hacerlo, puede llegar a extenderse a los tejidos subyacentes y desfigurar al paciente.

Pero que no cunda el pánico. La mayoría de los casos (practicamente el 100%) se puede curar con una intervención sencilla. Aunque si usted se enfrenta al diagnóstico de un carcinoma espinocelular puede plantearse la radioterapia, que no deja cicatrices, sino sólo esa zona de la piel ligeramente despigmentada. De ahí la importancia de acudir al médico si observa cualquier cosa extraña en la piel.

Al igual que para el carcinoma basocelular, el tratamiento se realizará mediante una sencilla anestesia local, sin producir dolor, así que con un poco de cuidado y sentido común no se morirá de un carcinoma.

La tercera categoría de cáncer de piel es la menos común, y la que realmente hay que temer: el melanoma.
Continúa el e-letter de hoy: De toda la familia de los cánceres de piel, éste sí que es un mal asunto.

El melanoma es un cáncer de las células que fabrican los pigmentos que nos broncean (los melanocitos, lo que significa literalmente “células que fabrican el negro”, del griego “mélanos”-negro- y “cito” –célula-).

Suele aparecer en una zona de la piel perfectamente sana y va creciendo de manera progresiva, adquiriendo la forma de una pequeña mancha pigmentada, en el 15-20% de los casos a partir de un simple lunar.

Cada año se dan unos 5.000 casos de melanoma en España. La mayoría son detectados de forma precoz y se curan gracias a una operación quirúrgica que permite retirar la lesión con anestesia. (2)

Sin embargo, una minoría de los melanomas (entre el 15 y el 20%) se detectan demasiado tarde, cuando ya se ha producido una metástasis que ni siquiera la quimioterapia puede curar y, como consecuencia, el paciente fallece.

El verdadero papel que desempeña el sol en los melanomas
Como ocurre con todas las enfermedades graves, existen múltiples factores que intervienen a la hora de trastocar el sistema inmunitario y provocar cáncer: la alimentación, las toxinas, el estrés, dormir mal, etc.

También hay factores relacionados con el entorno y, entre ellos, no cabe duda de que las quemaduras por el sol son una causa conocida de los melanomas, sobre todo en el caso de los niños que se exponen de forma reiterada y sin dejar que la piel tenga tiempo de prepararse.

En cualquier caso, también la revista médica The Lancet publicó en 2004 una información crucial de la que apenas se hicieron eco ni los grandes medios de comunicación ni las autoridades sanitarias, por miedo quizá a confundir con el mensaje al público.

Esa información clave era que el melanoma, al contrario que los carcinomas, es menos habitual… ¡en las personas que toman el sol con frecuencia! (3)

Permítame que lo repita porque es muy importante y debe quedar claro: sí, el sol provoca melanoma cuando se toma demasiado seguido y no se está acostumbrado; pero por otra parte, una exposición regular al sol, sin excesos, reduce el riesgo de sufrirlo.

Las personas que trabajan en una oficina padecen más melanomas que las que trabajan al aire libre. (4)

Cabe señalar además que el melanoma no necesariamente aparece en las zonas de la piel expuestas al sol.

Esta información ha sido confirmada por el British Medical Journal, que explica que el factor sol, indiscutible en el caso de los carcinomas, no ha sido identificado como una de las causas principales del melanoma. (5)

El sol puede reducir a la mitad el riesgo de muerte
Más de 200 estudios epidemiológicos han confirmado el vínculo que existe entre la falta de vitamina D y el riesgo de cáncer.

Según un estudio del doctor William Grant, experto internacional en vitamina D, el 30% de las muertes por cáncer podrían evitarse gracias a unos mayores aportes de vitamina D, lo que supondría 2 millones de vidas salvadas al año a nivel mundial. (6)

El doctor Cédric Garland, de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), especialista que lleva 30 años estudiando la vitamina D, afirma que cada año se podrían evitar 600.000 casos de cáncer de mama y colon en todo el mundo gracias a una ingesta mayor de vitamina D.

Optimizar nuestro nivel de vitamina D podría ayudar a evitar 16 tipos de cáncer, entre ellos los más peligrosos, que son el de páncreas y el de pulmón.

Un estudio a gran escala aleatorizado y controlado con placebo ha demostrado que la vitamina D asociada con el calcio puede disminuir el riesgo global de cáncer hasta un 60% en las mujeres después de la menopausia. (7)

Y las mujeres de piel clara que toman mucho sol a largo plazo tienen menos riesgo de desarrollar un cáncer de mama invasivo, que se extienda más allá del seno, según un estudio del American Journal of Epidemiology. (8)

Como sabe, el sol es la mejor fuente de vitamina D. Usted solito puede producir con total garantía 20.000 UI de vitamina D al día si toma el sol sobre dos tercios de la superficie de la piel, por ejemplo, en tres sesiones de 20 minutos cada una.

20.000 UI es muchísimo; es cien veces más que las 200 UI fijadas como dosis diaria recomendada por las autoridades europeas. Y en ningún caso se está arriesgando a sufrir una sobredosis, ya que su cuerpo regula de forma natural la producción de vitamina D por la influencia del sol de manera que nunca llegue a unos niveles peligrosos.

Pero las buenas noticias referentes al sol no se quedan ahí.

Los investigadores han descubierto recientemente otro beneficio más: al tomar el sol, el nivel de óxido nítrico en la sangre aumenta. Eso conlleva una disminución de la presión arterial. Según Richard Weller, investigador especializado en dermatología que ha estudiado los efectos del sol en la salud, éste podría ser un medio eficaz para luchar contra la hipertensión. (9)

Como es evidente, estos efectos beneficiosos del sol no tendrán lugar si se embadurna con crema solar. Lo que hace falta es ponerse al sol veinte minutos como máximo cuando no pegue mucho, es decir, evitando las horas de mayor radiación.

Para preparar la piel puede tomar un suplemento alimenticio de astaxantina, un antioxidante protector de color rojo, o extracto de algas. Si llegara a quemarse (algo que hay que evitar a toda costa), aplique sobre la piel una crema de aloe vera.

Además, y sin que sepamos realmente por qué, el sol tiene un efecto analgésico y mejora considerablemente el ánimo. (10)

Pero por encima de todo, aproveche los bonitos días que están por llegar para abastecerse de vitamina D y óxido nítrico.

Disfrute así de los días en los que brilla el sol y un inmenso cielo azul se extiende por encima de su cabeza. Si ve que tiene en la piel alguna herida o bulto de aspecto preocupante que va creciendo, naturalmente acuda al médico. Pero no se vuelva paranoico: si aprovecha los días soleados, reducirá el riesgo de todas las enfermedades (sobre todo cáncer y enfermedades del corazón, pero también osteoporosis, esclerosis múltiple y depresión), mucho más de lo que incrementará su riesgo de morir de cáncer de piel.

Y esto es una realidad, siempre y cuando no se queme.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

Las sustancias peligrosas que entran en su organismo a través de la ropa

Las sustancias peligrosas que entran en su organismo a través de la ropa
Para explicar el impresionante aumento de alergias y cánceres diversos, primero sospechamos de las sustancias que hay en el agua y la alimentación. Y luego nos fijamos en los cosméticos, ya que nos embadurnamos la piel, el pelo y hasta las mucosas con productos cuyo marketing ha ganado la batalla a la seriedad científica.

En los últimos años, decenas de sustancias que se empleaban en dosis considerables (el triclosán, por ejemplo) se han ido prohibiendo en desodorantes, dentífricos y cremas solares.

Pero lo raro es que estas mismas sustancias siguen estando presentes en los tejidos de la ropa, que está en constante contacto con la piel. Ha llegado el momento de interesarse en serio por este tema, ya que la ropa puede estar impregnada de muchas otras sustancias aún más peligrosas.
La piel, vía de entrada ideal de los productos químicos
Durante mucho tiempo, la piel se consideraba una barrera muy eficaz, totalmente impermeable. Se creía que las agresiones químicas sólo entraban por los aparatos respiratorio y digestivo, o por vía sexual.

Luego nos dimos cuenta de que la piel dejaba pasar sustancias, que podían disolverse en la grasa de la superficie y, a continuación, introducirse en la hipodermis.

Se ha establecido una lista (por fuerza incompleta) de disolventes que penetran con facilidad y que, como consecuencia de ello, pueden introducir sustancias en el organismo. En ella aparecen los éteres de glicol, los hidrocarburos aromáticos (entre ellos, el omnipresente benceno), las cetonas, los hidrocarburos clorados (tetracloroetileno, etc.) y muchas otras sustancias que pueden aparecer impregnadas en la ropa.
Aplicaciones médicas interesantes
La capacidad que tiene la piel para absorber sustancias con el disolvente adecuado ha permitido revolucionar determinados tratamientos con la llegada de los parches transdérmicos, esas hojas adhesivas que se aplican en la piel y que extienden una sustancia de manera muy precisa, tanto respecto a la dosis como al tiempo de duración. Anticonceptivos, analgésicos, alcaloides, hormonas varias (como los parches de estrógenos como terapia hormonal sustitutoria), nitroglicerina como vasodilatador coronario…

Los parches constituyen un verdadero avance médico pero, por desgracia, algunos tejidos de la ropa pueden desempeñar el mismo papel que esos parches, sin que quien la lleva se dé cuenta de sus consecuencias funestas.
El trágico asunto del bisfenol
Para explicar la presencia de bisfenol A (BPA) en las personas se han emprendido varios estudios sobre la piel. En efecto, las mediciones de bisfenol en las personas testadas no correspondían a lo que habrían podido ingerir por su consumo habitual de agua y alimentos.

En cambio, un gran número de objetos manipulados cada día, como tiques de compra, tarjetas de crédito y envoltorios de todo tipo, contienen hasta 1/1.000 de BPA, lo cual no es nada despreciable.

Las investigaciones de Daniel Zalko (del Instituto Nacional para la Investigación Agronómica –INRA, por su nombre en francés- una organización pública dedicada a la investigación de la alimentación, la agricultura y el medioambiente) han permitido constatar que el 65% del bisfenol logra atravesar la piel de cerdo y que el 45% alcanza la piel humana. Así pues, habría que desconfiar de todos los papeles térmicos, pero también saber que la piel absorbe sustancias bastante indeseables.
Ningún mecanismo de defensa
Nuestros organismos se han concebido desde el embrión para eliminar las sustancias nocivas que penetran por el tubo digestivo. Estas sustancias se transportan luego por la sangre venosa hasta el hígado, donde el proceso de desintoxicación trabaja a pleno rendimiento.

Lo que no estaba previsto era que nuestro modo de vida hiciera penetrar sustancias por las mucosas y, sobre todo, por la epidermis. En estos casos, son arrastradas por la sangre venosa directamente al corazón y, a partir de ahí, se reparten por todo el organismo sin ningún tipo de depuración. Así es como los tejidos cargados de lípidos, como el encéfalo (el cerebro) o el tejido conjuntivo de las mamas, se atiborran de sustancias liposolubles integradas en los disolventes omnipresentes en nuestro entorno.
La ropa muy ceñida es la peor
La ropa muy ceñida provoca roces que implican una inflamación, una multiplicación acelerada de las células de la piel y una menor cohesión de las células epidérmicas. Los disolventes se introducen entonces en el cuerpo, pero también lo hacen metales pesados, bacterias, polvo… La Dra. Elisabeth Vaughan, de Carolina del Sur, ha hecho un verdadero trabajo de observación en cientos de mujeres para llegar a la siguiente conclusión: existe un vínculo medible entre llevar sujetador y la presencia de nódulos en los senos; nódulos benignos que desaparecen espontáneamente cuando las mujeres que los sufren dejan de usarlo.

Según su obra, corroborada por otros investigadores, hay tres factores principales que actúan para provocar esos quistes mamarios.
1. El efecto torniquete, que comprime los tejidos y, por lo tanto, entorpece la buena circulación linfántica en el pecho. Y es que este drenaje permanente es esencial para evacuar las toxinas o las diversas sustancias irritantes que tienen tendencia a acumularse en el tejido mamario.
2. El roce de la piel, ya sea con refuerzos rígidos o tejidos que no se soportan bien o altamente tóxicos, que producen roce, inflamación, sufrimiento celular y acidez del tejido, que abonan el terreno para que aparezcan los quistes.
3. La acción bioquímica debida a las sustancias que impregnan el sujetador. Se trata de un contacto permanente, muy íntimo, con un tejido que, por lo general, se lava todos los días y se seca más o menos bien. Estas sustancias tendrán más facilidad para pasar por la epidermis con el cuerpo limpio, y más aún si se le ha puesto crema, pues constituye el puente ideal para que se introduzcan en el cuerpo.
Otra investigadora, Sidney Singer, realizó entre otros un estudio en las islas Fiyi, donde conviven dos poblaciones de mujeres étnicamente homogéneas: las tradicionales, que siguen con el sari asiático, y las modernas, que han adoptado el sujetador. Se descubrió que, en condiciones de alimentación y de entorno iguales, las modernas son mucho más proclives a desarrollar quistes mamarios y, por consiguiente, tumores de mama.

Cabe suponer que las mujeres modernas, además de llevar sujetador, fuman más, utilizan cosméticos, llevan ropa hecha de materiales sintéticos… Pero es en los senos donde el impacto es más nocivo.
Cuidado con los zapatos
Debemos tener en cuenta también que la planta de los pies, una zona de sudoración extrema, es también una zona de absorción de todos los productos químicos que impregnan calcetines y suelas. De hecho, uno de los medios expeditivos de desembarazarse de alguien molesto en África es embadurnarle la piel de los zapatos con el alcaloide que tengan a mano… El resultado llegará en menos de treinta días. En tiempos del Renacimiento, había que esperar lo mismo para obtener el mismo resultado en aquellos que habían recibido como regalo unos guantes impregnados con arsénico o antimonio… Y, más recientemente, tenemos la moda unisex de esa ropa interior reducida a un cordelito que se inmiscuye en una maltrecha intimidad: los tangas, que han hecho mucho por la prosperidad económica de ginecólogos y proctólogos, pues las mucosas no están hechas para soportar tales esfuerzos ni un torrente químico y bacteriano como ése.

De hecho, hay una tradición muy arraigada de la medicina ayurvédica (medicina tradicional india) que consiste en llevar ropa tratada con determinadas plantas y remedios, y que permite obtener un efecto relajante y también curar determinadas afecciones: problemas de la piel, articulares, dolores varios… En un próximo número de Tener [email protected] le hablaré de ello.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis

******************************

Hipertensión: protéjase frente al asesino silencioso

Si su médico le dice que tiene hipertensión arterial, eso significa que se ha dado cuenta de que sus arterias tienen una resistencia anormalmente fuerte al flujo sanguíneo. Este hecho hace que aumente la presión sanguínea y entorpezca la irrigación de los órganos, lo que supone un problema puesto que, ya de por sí incluso en condiciones normales, las arterias están expuestas a una presión tan enorme que no dejan de agrietarse, por lo que necesitan reparación.

Vamos a tratar de visualizarlo: si usted se pinchara el antebrazo hasta llegar a perforarse la arteria humeral, la que lleva la sangre oxigenada por el brazo, el chorro que saldría podría llegar hasta el techo. Así que tendría que apretar con todas sus fuerzas el agujero con el dedo para detener la hemorragia. Esto mismo pasaría en las arterias femorales, que son las que irrigan las piernas.

Y esto ocurre en condiciones de presión arterial normal, por lo que no sorprende que las arterias se deterioren con el paso del tiempo. Están hechas de varias paredes gruesas y musculadas, ya que resistir una presión como la que soportan no es nada sencillo, sobre todo con un corazón que no deja de latir, y que lo hace alrededor de 100.000 veces al día.
La presión arterial está en constante variación
Sin embargo, el chorro que saldría del brazo, si lo perforara, no sería estable como el de una manguera para regar, sino que aumentaría y descendería cada vez que latiera el corazón.

Cuando el corazón se contrae y bombea sangre, se eleva la presión en las arterias; cuando se relaja, la presión cae. Por eso al tomar la tensión siempre se dan dos cifras: la presión sistólica (más alta, cuando el corazón bombea), y la presión diastólica (más baja, cuando el corazón se relaja entre dos impulsos).

En los resultados de cualquier análisis que tenga a mano puede leer, por ejemplo, 120/80 mmHg, lo que quiere decir una presión sistólica de 120 milímetros de mercurio y una presión diastólica de 80 milímetros de mercurio (Hg es el símbolo químico del mercurio).

¿Por qué el mercurio? Porque la presión que ejerce el corazón durante la sístole en el interior de una arteria sería capaz de elevar a una altura de 120 mm una columna de mercurio de un milímetro cuadrado de base. Traducido a energía total esta fuerza generada por el corazón sería capaz con sus 100.000 latidos diarios de elevar un peso de 100 kg a 100 metros de altura. Toda esa presión es la que soportan las arterias, y más aún cuando existe hipertensión arterial.

Pero esta presión diastólica/sistólica tampoco es estable, sino que varía a lo largo del día.

En condiciones normales la presión sufre a lo largo del día dos picos y dos valles: un pico al despertar y levantarse de la cama, y otro pico a media tarde, poco antes de la puesta de sol; un valle que se produce durante el sueño profundo sobre las 2-3 horas de la noche y otro valle durante la siesta. Por eso la hora en que se hace la medida de la presión arterial es tan importante como variable.

La tensión también aumenta cuando nos ponemos nerviosos, así como cuando hacemos un esfuerzo físico, pero también puede subir precisamente cuando va al médico, mientras le mide la presión y se estresa porque teme que se ponga de manifiesto que padece hipertensión… Es lo que se llama hipertensión provocada por el efecto de “la bata blanca”. Por esta razón, habrá que medir la presión varias veces y en diferentes momentos del día para confirmar el diagnóstico de hipertensión arterial. Luego le explicaré cómo.

La presión arterial se considera “elevada” cuando se mantiene por encima de los 140/90 mmHg.

En España se calcula que hay 7 millones de hipertensos, de los que la mitad (50%) ignora que lo son. De los diagnosticados sólo se trata la mitad (50%) y de ellos sólo la mitad (50%) están correctamente tratados. Es lo que se conoce como “regla de las mitades”.
Los peligros de la hipertensión
Una presión sanguínea demasiado alta deteriora las arterias y los órganos que éstas irrigan, como el corazón, los riñones, el cerebro o los ojos.

Por eso, es un factor importante de enfermedad coronaria, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular (AVC), insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y de ceguera. El flujo sanguíneo en esos territorios está muy comprometido, pudiendo desarrollarse fenómenos obstructivos (trombosis) o hemorragias por roturas de los vasos pequeños y medianos.

Es la razón por la que demasiada presión en las arterias pone su vida en peligro.

Además, y antes de llegar a ese punto, la hipertensión puede provocar dolores de cabeza, así como malestar general.

Por eso, si usted padece hipertensión, o alguien allegado a usted la padece, es importante que lea lo que viene a continuación.
Cómo tratar la hipertensión arterial
Cuando tememos un accidente inminente debido a una tensión demasiado elevada (más de 160 mm de mercurio), puede ser necesario tomar medicamentos de urgencia para que baje la presión, sobre todo si su médico constata que los órganos ya empiezan a sufrir daños.

Entonces hay que detener urgentemente el inminente riesgo de que se produzcan estragos. Éstos son los medicamentos que el médico tiene a su disposición:
• Diuréticos: se trata de medicamentos que aumentan la producción de orina. Al orinar, se reduce la cantidad de agua y, por lo tanto, el volumen de sangre, lo que disminuye la presión sanguínea. Los diuréticos también expulsan el sodio del cuerpo (que procede en su mayoría de la sal de mesa), lo que es algo muy positivo puesto que el sodio retiene el agua. El problema es que los diuréticos también eliminan el potasio y el magnesio, cuando estos minerales son bastante útiles, en particular el magnesio, que tiene la virtud de relajar los músculos de las arterias y, por lo tanto, disminuir la presión sanguínea. Por lo tanto, abusar de los diuréticos sin añadir al tratamiento diurético suplementos de potasio o magnesio puede tener ni más ni menos que el efecto contrario al que pretendemos.
• Betabloqueantes: se trata de medicamentos que bloquean el efecto de la adrenalina, que también tiene un efecto relajante sobre las arterias. Por desgracia, sus efectos indeseables son numerosos y pueden ser muy graves (edema agudo de pulmón, angina de pecho, pesadillas…).
• Inhibidores del calcio: se trata de medicamentos que dilatan las arterias y hacen que disminuya la presión sanguínea. Pueden provocar dolores de cabeza, edemas y son una causa importante de intoxicación por medicamentos; hay que utilizarlos con la mayor prudencia posible.
• Inhibidores del enzima de conversión de la angiotensina (IECA) y antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-2). En un porcentaje de ligero a moderado los IECAs pueden provocar tos crónica irritativa que sólo se soluciona interrumpiendo el tratamiento. Los ARA-2, aunque en menor proporción, también inducen tos seca. Algunos estudios lo han tratado de vincular con algunos tipos de tumores, aunque está aún por verificar.
• Medicamentos antihipertensivos como los alfa-bloqueantes o los inhibidores de la renina.
Pero no hay que hacerse ilusiones respecto a que tomando medicamentos contra la hipertensión ya está resuelto el problema. Además de todos sus efectos secundarios, los medicamentos contra la hipertensión no van a resolver el problema médico subyacente. Al contrario, se corre el riesgo de agravarlo, puesto que los medicamentos contra la hipertensión actúan alterándole el metabolismo.

Salvo excepciones, la hipertensión no es la consecuencia de una enfermedad concreta, sino que está provocada por problemas en el modo de vida y, en particular, en la alimentación. Esto quiere decir que también se puede corregir mediante la introducción de cambios precisamente en el modo de vida y en la alimentación.

Pero ¡atención!: si usted está tomando medicamentos contra la hipertensión, no puede dejarlos de golpe sin saberlo su médico.
No se equivoque de objetivo
En general, una persona que padece hipertensión va a tratar de rebajar la presión sanguínea, lo que parece algo lógico y sencillo.

Pero cuidado: más allá de los síntomas (que en general sólo se manifiestan cuando se alcanzan cifras muy elevadas, sobre las que entonces es obligado actuar con medicamentos, pues el riesgo es muy alto), el problema no es la propia cifra de la tensión. ¿Quién podría decir que se está enfermo con 140 y que no se está con 130? El problema es el modo de vida, que es lo que provoca la mayoría de las veces la hipertensión.

No hay que olvidar que el objetivo no es rebajar tal o cual cifra, sino reducir de manera eficaz el riesgo de enfermedad, de complicaciones y de fallecimiento.

Por lo tanto, la pregunta que deberíamos plantearnos no es “¿estoy reduciendo mi presión sanguínea?”, sino más bien “¿estoy reduciendo mi riesgo de complicaciones?”.

Hay quien me podría decir que es lo mismo. ¡Pues no siempre!

Por ejemplo, lo primero que le dirán si tiene la tensión alta es que debe reducir el consumo de sal. Pues bien, aunque debe hacerlo, también debe saber que no va a tener un efecto espectacular frente a su hipertensión (es decir, si deja la sal, no espere que mágicamente sus cifras de presión arterial pasen a ser normales). Pero sin embargo si usted es hipertenso debe dejar el consumo excesivo de sodio (sal de mesa), puesto si no lo hace, ello implicará al cabo de 10 años cambios funcionales en los riñones, que ya no la van a filtrar tan bien y, de este modo, el sodio va a permanecer en el cuerpo y la hipertensión se va a asentar.

Para que se entienda mejor a lo que me refiero, tenga en cuenta que la lucha contra la hipertensión es un trabajo de fondo y a largo plazo. La hipertensión no va a desaparecer de la noche a la mañana dejando de tomar sal. Más bien, los investigadores han constatado que un fuerte aumento del consumo de sal implica una ligera alza de la presión sanguínea, sin más.

Pero que ello no le desanime, pues dejar de abusar de la sal es algo que debe hacer de todas formas, pues sabemos que disminuir el consumo de sal va a reducir de manera eficaz su riesgo cardíaco. (1)

Por lo mismo, si usted fuma, dejar de hacerlo no hará caer en picado la presión sanguínea, pero dejar de fumar sí va a disminuir enormemente el riesgo de accidente cardíaco (además de, por supuesto, disminuir el riesgo de cáncer y de muchas otras enfermedades).

Lo mismo ocurre con el alcohol: sin tener ningún efecto espectacular sobre la hipertensión, el riesgo cardíaco va a disminuir consumiendo alcohol de manera moderada (entre uno y dos vasos de vino al día).
El ejercicio físico, imprescindible
A estas alturas todo el mundo debería saber que el ejercicio físico es el aliado imprescindible de la buena salud. También lo es en el caso de la hipertensión, pues tiene un impacto beneficioso demostrado sobre ella… y sin efectos secundarios. (2)

Si a día de hoy usted no practica ningún tipo de ejercicio físico, empiece por esfuerzos moderados, como caminar. Si sufre algún impedimento físico para hacerlo, otros métodos, como el yoga o los ejercicios respiratorios, pueden tener efectos muy significativos.

Escoja una actividad física que se adapte al clima y a sus preferencias, poco costosa y que se pueda practicar durante todo el año: piscina, gimnasia, bici, senderismo… Lo mínimo es practicar ejercicio 30 minutos al día y con la intensidad suficiente para llegar a sudar un poco.

Sobre todo, vigile no dañar los músculos ni los tendones, lo que acabaría comprometiendo toda actividad física futura. Si al mínimo esfuerzo su tensión arterial se va por las nubes y le provoca incómodas palpitaciones (que aunque no lleguen a revestir en la mayoría de los casos gravedad, pueden ser muy molestas), consulte con un kinesioterapeuta o un profesional de la rehabilitación.

Es importante hacer un poquito más cada día, llegar un poco más lejos, ir un poco más rápido… El objetivo es hacer progresos físicos, no sólo moverse por moverse.
Cómo tomarse en casa la tensión
Ah! Y antes de despedirme, y como le anunciaba al principio, le voy a dar las pautas para que pueda tomarse la tensión en casa y saber si usted o alguien de su familia es hipertenso y no lo sabía. También le será útil si ya ha recibido el diagnóstico de hipertensión para tener una medida “real”, para asegurarse de que no es un diagnóstico erróneo fruto del efecto de “la bata blanca” que comentábamos antes:
• Tómese la tensión en casa tres días a la semana (dos veces media hora antes del desayuno y dos media hora antes de la cena con un intervalo de 5-10 minutos entre tomas). Debe hacerlo en un ambiente tranquilo, relajadamente y con la vejiga vacía. No debe estar estresado ni enfadado o se falseará la lectura, que saldrá más elevada de lo real.
• Lo ideal es no haber hecho ejercicio físico ni consumido alcohol o café ni haber fumado 30 minutos antes.
• Debe ponerse en la postura adecuada: sentado, con las piernas sin cruzar y con el brazo en el que se está tomando la tensión apoyado (por ejemplo, sobre una mesa).
• Debe utilizar un tensiómetro fiable.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis

******************************

Fuentes
1. “What is the DASH eating plan?”. The National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI).
2. “Exercise: a drug-free approach to lowering high blood pressure”. Mayo Clinic.
******************************

Serrapeptasa: un potente antiinflamatorio natural

Serrapeptasa: un potente antiinflamatorio natural
Existe una alternativa natural a la aspirina, al paracetamol, al ibuprofeno, al diclofenaco (voltarén) y a otros antiinflamatorios no esteroideos. Se trata de una enzima proteolítica (que parte las proteínas) llamada serrapeptasa.

La produce una bacteria del intestino del gusano de seda, y sirve para disolver la pared del capullo y así permitir al gusano de seda liberarse.

En las personas, y por extensión, la serrapeptasa libera al cuerpo de todos los tejidos muertos sin atacar las células vivas del entorno. Su acción está más focalizada que la de los antiinflamatorios no esteroideos, que inhiben la acción de las enzimas COX-1 y COX-2, y que provocan a la vez numerosos efectos indeseables:
• ardor en el tubo digestivo
• úlceras
• erosión del intestino
• hemorragia o perforación de las mucosas gástricas
• insuficiencia renal
• hipertensión arterial y otros problemas cardiovasculares
• hepatitis medicamentosa del hígado
• edemas (hinchazón) en las piernas
• ataques de asma
Por el contrario, la serrapeptasa no irrita el sistema digestivo. De hecho, no se ha observado que los tratamientos con serrapeptasa tengan ningún efecto secundario. (1)

Sin embargo, para disminuir el dolor, la serrapeptasa no es tan eficaz como los antiinflamatorios no esteroideos que se conocen. Por lo tanto, no es estrictamente idéntica a los medicamentos habituales.
La historia de una curación improbable
Dennis Gore, un farmacéutico de Manchester especializado en remedios naturales, cuenta la siguiente anécdota:

En 2002, un hombre de 60 años muy enfermo acudió a su farmacia en silla de ruedas, empujado por su mujer. Estaba aquejado de enfermedad pulmonar crónica obstructiva (EPOC) y de enfisema pulmonar. El hombre tenía que respirar oxígeno de una botella, tomaba antibióticos y utilizaba permanentemente un spray esteroideo para calmar la inflamación crónica. Estos tratamientos le debilitaban las defensas inmunitarias, por lo que era muy vulnerable a las infecciones y a los efectos secundarios debidos a los corticoides. Se trataba de un caso desesperado.

Este hombre había oído a Dennis Gore hablar en la BBC de unos estudios europeos sobre la eficacia de la serrapeptasa para desobstruir los bronquios y los vasos sanguíneos, y quería probar la famosa serrapeptasa. Dennis le aconsejó empezar por dos cápsulas de 20.000 UI cuatro veces al día y luego disminuir la dosis en cuanto observara los primeros efectos.

Tres semanas más tarde, un hombre fuerte entró con paso firme en la farmacia y preguntó a Dennis si se acordaba de él. Dennis se quedó mudo. Era el hombre que había llegado en silla de ruedas hacía unas pocas semanas. Había dejado los antibióticos, los aerosoles antiinflamatorios y ya no necesitaba la botella de oxígeno.

Dos años más tarde, seguía en forma ¡y eso que no había dejado de fumar! (2)
Los médicos ya la utilizan
Al constatar la eficacia de la serrapeptasa, numerosos médicos se pusieron a recetarla en sustitución de los tratamientos contra el dolor y antiinflamatorios habituales en caso de cirugías, otorrinolaringología, ortopedia, ginecología e intervenciones dentales. (3)

Hoy en día se sabe cómo cultivar la serrapeptasa en laboratorio, lo que facilita el acceso a esta enzima.
Triple acción
Se cree que la serrapeptasa actúa de tres maneras diferentes sobre las inflamaciones:
1. Reduce el dolor al bloquear en los tejidos inflamados la secreción de las bradiquininas, que provocan el dolor.
2. Diluye los fluidos que se producen en una inflamación, lo que acelera la circulación de los fluidos y la reparación de los tejidos. Un estudio japonés ha demostrado que la serrapeptasa volvía más líquida la mucosidad nasal. (4)
3. Disuelve las fibrinas, unos subproductos de la coagulación sanguínea, así como los demás tejidos muertos o dañados, sin tocar los tejidos sanos. Esto podría permitir la disolución de la placa de ateroma, sin dañar el interior de las arterias. Una placa de ateroma aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. (5)
La serrapeptasa impide que los elementos tóxicos producidos en los tejidos inflamados se acumulen en el cuerpo. Si este trabajo de limpieza no se lleva a cabo, la hiperactividad inflamatoria provoca numerosas enfermedades: cáncer, artritis (inflamación crónica de las articulaciones), arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, diabetes, alzheimer…
Estudios prometedores
La eficacia de la serrapeptasa hoy está fuera de toda duda. Sin embargo, se está a la espera de una mayor investigación que corrobore lo que apuntan los hechos.

Cochrane es una red independiente de investigadores, profesionales de la medicina, pacientes, etc. de más de 120 países. Sus obras tienen reconocimiento internacional y se publican en las revistas médicas más exigentes (en particular, el British Medical Journal). Asimismo, ocupa un puesto en la asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pues bien, el año 2013, Cochrane pasó revista a todos los ensayos clínicos sobre la serrapeptasa. Entre los 16 ensayos clínicos censados, ninguno tenía la calidad metodológica requerida para ser considerado fiable (población demasiado pequeña, sin control por placebo, sin doble ciego, etc.). Esta síntesis de los ensayos clínicos existentes hasta el momento no ha podido confirmar la eficacia de la serrapeptasa como antiinflamatorio y analgésico. (6)

Esta amplia síntesis de Cochrane se elaboró tras la decisión en 2011 del gigante farmacéutico japonés Takeda de dejar de vender su medicamento Dazen, a base de serrapeptasa. El problema era que dicho medicamento estaba infradosificado, a 10.000 UI, allí donde habría que tomar como mínimo 120.000 UI al día para demostrar su eficacia. Además, al ser la serrapeptasa un producto natural, no se puede patentar, lo que quiere decir que la competencia de los genéricos es más fuerte y que los márgenes del laboratorio sobre las ventas son pequeños.

Pese a todo, hay varios estudios que han confirmado un efecto positivo de la serrapeptasa:
• Se llevó a cabo un estudio en 66 pacientes sometidos a cirugía tras una rotura de ligamentos. Para curar la inflamación y el dolor postoperatorios, los pacientes recibieron serrapeptasa o hielo de aplicación local. Pasados tres días, la hinchazón y el dolor habían disminuido mucho más en el grupo tratado con serrapeptasa. (7)
• En otro estudio, la serrapeptasa fue testada en 70 pacientes aquejados de una dolorosa obstrucción en los conductos mamarios (galactóforos). En unos días, las pacientes tratadas con serrapeptasa observaron una mejoría neta en relación con el grupo placebo. (8)
• Un estudio más amplio, con 193 sujetos, fue llevado a cabo por un equipo de investigadores italianos. Probaron la eficacia de la serrapeptasa en doble ciego contra un placebo para las infecciones agudas o crónicas de garganta, nariz y oído. Los sujetos tratados con serrapeptasa vieron una mejoría de sus síntomas con más rapidez.
Además, la tolerancia de los pacientes a los tratamientos ha demostrado ser muy buena. La serrapeptasa se ha demostrado eficaz contra las inflamaciones, las hinchazones y la fibrina, que interviene en la composición del coágulo y puede llegar a obstruir la circulación sanguínea (9)
Consejos prácticos
Tomar una cápsula con el estómago vacío, una media hora antes de comer o dos horas después. Lo ideal es tomar una cápsula al despertarse o antes de irse a dormir.

Acompañar la cápsula con un buen vaso de agua. El tratamiento es apto a partir de 1 año de edad. Para facilitar la absorción en los niños más pequeños, puede abrir la cápsula y mezclarla directamente con agua.

No se conoce ninguna interacción con otros tratamientos ni se ha observado tampoco ningún efecto secundario. La serrapeptasa es apta para tratamientos a largo plazo.
¿Es para usted la serrapeptasa?
La serrapeptasa no tiene ningún efecto secundario. Si después de leer todo lo anterior, se está planteando probarla, le animo a ello, pues pueden sorprenderle los resultados. La serrapeptasa puede ser un gran hallazgo en su vida si…

… si cada vez que toma un ibuprofeno o similar, piensa: “otro medicamento químico, ¡pobre cuerpo mío!”

… si teme los efectos secundarios cada vez que toma algo

… si tiene miedo de las interacciones con otros tratamientos

… si antes de tomar un medicamento químico, preferiría tomar un producto natural

… si apretar los dientes para olvidar el dolor no le parece una buena solución

Si se siente identificado con alguno de los puntos anteriores, entonces la serrapeptasa es quizás la alternativa.

La serrapeptasa que usted puede encontrar en herbolarios y tiendas especializadas no es de origen animal (es decir, no es la enzima que procede del gusano), sino que se obtiene de forma totalmente natural cultivada en el laboratorio. Puede encontrarla en su establecimiento de confianza de complementos alimenticios y naturales.
¡A su salud!

Juan-M. Dupuis

******************************

Fuentes
1. Superfoods scientific research, Serratiopeptidase Dosage And Benefits
2. Mike Adams, Site Naturalnews consulté le 26 août 2014, Serrapeptase is an Inexepensive Natural Miracle Medication
3. Site Wikipédia consulté le 26 août 2014, La Serrapeptase
4. Y. Majima, et al., The effect of an orally administered proteolytic enzyme on the elasticity and viscosity of nasal mucus, Archives of Otorhinolaryngology, 1988, 244 (6), 355-9
5. Magazine de la Life Extension Foundation, All about supplements
6. Bhagat S., et al., Serratiopeptidase: a systematic review of the existing evidence, International Journal of Surgery 2013;11(3):209-17. doi: 10.1016/j.ijsu.2013.01.010. Epub 2013 Feb 1.
7. Esch PM, et al., Reduction of postoperative swelling. Objective measurement of swelling of the upper ankle joint in treatment with serrapeptase– a prospective study, [étude en allemand], Fortschr Med. 1989 Feb 10;107(4):67-8, 71-2.
8. Kee WH, et al., The treatment of breast engorgement with Serrapeptase (Danzen): a randomised double-blind controlled trial, Singapore Medical Journal. 1989 Feb;30(1):48-54
9. Mazzone A., et al., Evaluation of Serratia peptidase in acute or chronic inflammation of otorhinolaryngology pathology: a multicentre, double-blind, randomized trial versus placebo, J Int Med Res. 1990 Sep-Oct;18(5):379-88.
******************************

Cuatro grasas buenas (y que usted no conoce)

Las grasas buenas protegen de las enfermedades cardiovasculares, al disminuir el nivel de inflamación y la presión arterial. Pero lo mejor es que, cuantas más grasas de este tipo consumamos, mayor será nuestra capacidad para quemar las grasas almacenadas.

Como sabe, el aceite de oliva es bueno para la salud, pero hay otros aceites que también son excepcionales. Quizá nunca haya oído hablar de ellos (o al menos no de todos), así que vale la pena que los conozca.

Aquí tiene cuatro aceites alternativos que darán a su cocina una nueva dimensión y que a usted le aportarán años de vida.
Ghee
El ghee (pronunciado “gui”) procede de una palabra en hindi que significa “grasa”, y se trata de un ingrediente fundamental de la cocina india.

Para prepararlo hay que poner a hervir a fuego lento mantequilla sin sal en un recipiente grande hasta que se evapore todo el agua y las proteínas se depositen en el fondo. A continuación, se retira la mantequilla clarificada con una cuchara para evitar que se mezcle con las partículas sólidas. A diferencia de la mantequilla, el ghee se puede conservar mucho tiempo sin ninguna clase de refrigeración siempre y cuando se guarde en un recipiente estanco para evitar que se oxide o le salga moho. Tiene un ligero sabor a avellana y un color algo más oscuro que la mantequilla.

Hay que tener cuidado porque en algunos restaurantes indios utilizan una imitación de ghee elaborada a partir de aceite vegetal hidrogenado. Esta “mantequilla clarificada vegetal” es muy rica en ácidos grasos trans que incrementan el riesgo de cáncer e infarto, y debe evitarse a toda costa.

Las investigaciones han demostrado que el ghee tiene efectos positivos sobre los lípidos en la sangre y reduce el fenómeno inflamatorio. Un estudio llevado a cabo con comunidades rurales del estado indio de Rajastán comprobó que las personas que toman dos cucharadas soperas de ghee al día ven reducido el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en un 23%. (1) (2).

El ghee no es un producto de gran consumo; sin embargo, no resulta muy difícil encontrarlo en tiendas de productos de alimentación de otras culturas o en tiendas ecológicas. También podría elaborarlo usted mismo o bien pedirlo por internet (sólo tiene que realizar una pequeña búsqueda incluyendo las palabras clave “comprar ghee” y le aparecerán numerosos resultados; y eso sí, asegúrese de que elige un proveedor de confianza).
Aceite de aguacate
Al igual que el aceite de oliva, el aceite de aguacate es muy rico en ácidos grasos monoinsaturados, aunque se diferencia en que es mucho más rico en omega-7 (ácido palmitoleico) y contiene más omega-3 (0,95 g por cada 100 g).

También es muy rico en vitamina E, el antioxidante natural de los aceites vegetales, y muy resistente a la oxidación: se conserva extraordinariamente bien y presenta una gran estabilidad durante la cocción. El punto de humeo (temperatura a la que un aceite se degrada y produce compuestos tóxicos) es superior a 250 ºC, lo que lo convierte en uno de los aceites más resistentes. En cualquier caso, la mejor manera de preservar sus nutrientes es consumiéndolo crudo.

Puede encontrar aceite de aguacate virgen extra, prensado en frío o ecológico, tanto en internet como en su tienda de productos ecológicos.
Aceite TCM
El aceite TCM es un aceite líquido elaborado con ácidos grasos de cadena media (TCM= triglicéridos de cadena media), que son las grasas que nuestro cuerpo consume para abastecerse de energía.

Si está siguiendo una dieta cetogénica para hacer frente a un cáncer, el aceite TCM ayuda al cuerpo a entrar en modo cetosis, que quiere decir que como fuente de energía utiliza ácidos grasos y no glucosa. Como resultado, las células cancerosas tienen más problemas para sobrevivir, ya que están acostumbradas a funcionar en modo fermentación, lo que sólo es posible con la glucosa.

Hay que señalar que este aceite también se vende en farmacias como tratamiento para las personas con enfermedades que impiden absorber bien las grasas, como la fibrosis quística de páncreas y las enfermedades crónicas del hígado.

El aceite TCM no se puede encontrar en cualquier tienda. Hay que comenzar consumiéndolo en pequeñas cantidades, ya que tiene un efecto laxante. Para empezar, pruebe a echarle un poquito a la ensalada.
Aceite de macadamia
Es mi preferido. El aceite de macadamia tiene un olor delicado que realza los aliños y salsas de forma deliciosa. También es resistente a la oxidación asociada al calor, así que puede utilizarlo tanto en la sartén como en la cazuela.

Al igual que el aceite de aguacate, tiene un gran contenido en ácido graso monoinsaturado, mayor que el del aceite de oliva, y es extremadamente estable. Su sabor también es más neutro, pero en cambio tiene un precio más elevado.

Intente incluir una o varias de estas grasas buenas en su dieta. Le sentará bien tanto al corazón como a las papilas gustativas, ya que es muy importante en una buena dieta variar sabores.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

******************************

10 remedios naturales para eliminar las verrugas

El segundo de los doce trabajos de Hércules consistió en matar a Hidra de Lerna, un monstruo de siete cabezas al que, por cada cabeza que se le cortaba, le crecían dos más.

Después de haberle cortado varias cabezas, a Hércules le desbordó que siguieran saliendo otras nuevas y llamó a su sobrino Yolao para que le ayudara. Éste utilizó unos fardos de paja en llamas para cauterizar los muñones de los cuellos de Hidra mientras Hércules cortaba las cabezas que quedaban.

Hércules consiguió acabar finalmente con Hidra, pero recibió un castigo: su trabajo quedó anulado porque había contado con la ayuda de Yolao.

Los dermatólogos tampoco se andan con delicadezas: queman las verrugas con nitrógeno líquido a -196ºC o bien las cortan con láser. Estos métodos dejan una pequeña cantidad de células infectadas que acaban multiplicándose formando nuevas verrugas, como ocurría con las cabezas de Hidra de Lerna.

Por suerte, existen numerosos tratamientos naturales que sirven para acabar con las verrugas.

Puede que los remedios que siguen a primera vista le parezcan suaves (berenjena, limón, patata…) en comparación con el nitrógeno líquido, pero la verdad es que la mayoría de ellos son mucho más potentes de lo que imaginamos. Por eso es importante aplicar los preparados sobre la propia verruga, evitando tocar la piel de alrededor, ya que puede provocar irritaciones, picores, quemaduras, etc.

Los remedios que siguen parecen pura magia: son indoloros, eficaces y no hace falta recurrir a ningún producto químico, por lo que pueden usarse tanto en niños como en adultos.

Ajo

Aplique sobre la verruga una cataplasma hecha a base de ajo machacado, y para que no se mueva de su sitio, utilice venda y esparadrapo. Repita la operación cada día hasta que la verruga desaparezca. Primero verá que va secándose y volviéndose negra hasta finalmente caerse.

Aloe vera

El aloe vera es una planta con múltiples propiedades dermatológicas, también útil para acabar con las verrugas. Para ello, aplique gel de aloe vera fresco (es decir, el que se obtiene directamente de la planta) sobre la verruga. El gel es la pulpa transparente que sale al cortar las hojas de una planta de aloe vera de unos tres años de edad, que es cuando las hojas miden unos 50 cm.

Arcilla verde

Debe colocar directamente sobre la verruga arcilla verde y dejarlo secar hasta que esté bien seco (lo que puede durar hasta 30 minutos). Cuando esto ocurra, lave bien la zona para eliminar toda la arcilla y aplique sobre la verruga unas gotas de árbol de té. No tapar.

Berenjena

Se trata de cortar un trocito de berenjena del tamaño de la verruga y, por la noche antes de acostarse, sujetarlo sobre ella con un trozo de esparadrapo. La operación debe repetirse durante varias noches, tras las cuales la verruga se va oscureciendo, hasta que muere por completo y se despega.

Una variante más conocida de este tratamiento consiste en utilizar el tallo verde de la berenjena, que es la parte que la mantiene unida a la planta. Sólo hace falta cortarlo con un cuchillo muy afilado para separarlo. Después, sujetándolo por el rabito, hay que frotarlo contra la verruga durante medio minuto. Se debe repetir la operación cuatro días seguidos. Si el tallo verde se seca, tírelo y utilice otro más fresco.

Celidonia

Los buenos herbolarios recogen la celidonia cuando se encuentra en plena floración (al final de la primavera o en verano, dependiendo del clima). En ese momento está llena de su famoso jugo amarillo, que tiene un olor nauseabundo pero unas propiedades milagrosas. La celidonia silvestre se puede encontrar en los países de clima templado por debajo de los 1.000 m en matorrales, setos y viejos muros a la sombra, en lugares húmedos y descuidados.

Para utilizarla para tratar las verrugas, deben cortarse las raíces en trocitos muy finos y dejarlas macerar en vinagre de sidra en un lugar fresco durante diez días. La mezcla resultante se debe aplicar 3 veces al día sobre la verruga con la ayuda de un pincel, y después hay dejar que se seque. No es necesario tapar la verruga. Repita esta operación hasta que la verruga desaparezca. La mezcla se conserva bien en un lugar fresco.

Hay personas que han conseguido resultados satisfactorios utilizando tintura madre de celidonia, disponible en farmacias.

Corteza de cerdo

He aquí un remedio de origen animal que también funciona y es igualmente sencillo e indoloro. Se trata de frotar las verrugas a diario y a conciencia con un trozo de corteza de cerdo. Entre aplicación y aplicación es necesario guardar la corteza en papel de aluminio.

Limón

Tome un limón ecológico. Retire la corteza, córtela en trocitos y déjela macerar en vinagre blanco durante 2 días.

Antes de acostarse, coloque trozos de corteza sobre la verruga y utilice venda y esparadrapo para que no se muevan. Al levantarse, retire el vendaje y lave y seque la verruga. Empape un algodón con tintura madre de tuya y aplíquelo sobre la verruga. Utilice un esparadrapo para sujetar el algodón durante todo el día. Repita estos dos pasos hasta que la verruga desaparezca.

La tintura madre de tuya se obtiene mediante la maceración en un lugar apartado de la luz de brotes primaverales de Thuya occidentalis (un arbusto que crece sobre todo en Canadá) en 10 unidades de alcohol.

Una variante es utilizar aceite esencial de limón, aplicándolo directamente sobre la verruga y dejando secar al aire, hasta que la verruga se seque del todo y se caiga.

Patata

Corte un trocito de patata cruda y aplíquelo sobre la verruga durante unos minutos por la mañana y por la tarde con el fin de humedecerla.

Repita esta operación con un trozo de patata diferente cada vez hasta que la verruga desaparezca. Este remedio es eficaz gracias a la fécula que contiene la patata.

Sauce

El sauce es otro remedio al que lleva recurriéndose siglos para tratar las verrugas. Hay dos formas de hacerlo, mediante las hojas o bien con la corteza.

Con las hojas, se trata de frotar una hoja de sauce sobre la verruga tres veces al día (con cuidado de proteger la piel sana que se encuentra alrededor).

Si va a utilizar la corteza, hay que colocar la parte interior (es decir, la parte húmeda, no la externa), manteniéndola pegada a la verruga durante todo el día con un esparadrapo. Debe cambiarse por un trozo nuevo de corteza todos los días. Una semana después, aproximadamente, la verruga habrá desaparecido.

Además, en los herbolarios pueden encontrarse extractos de sauce que también pueden aplicarse directamente sobre la verruga con el mismo fin.

Savia de higuera

Al cortar un higo de una higuera o alguna ramita sale un líquido blanco viscoso, muy eficaz para eliminar verrugas. Debe utilizarse según sale de la higuera, fresco, y aplicarse directamente sobre la verruga, dejándolo actuar sin tapar todo el tiempo que sea posible. Esté método es más eficaz cuando los higos están aún verdes.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis